¿Sin éxito emprendiendo online? Los 3 errores más graves que estás cometiendo y cómo solucionarlos.

Voy a trabajar por Internet – dijiste un día con sensación de “Eureka”-

Puedo trabajar desde donde quiero, solamente necesito una computadora, chau oficinas, chau todo.

¡Hola libertad!

¡Hola trabajar desde las islas Phi Phi!

Si hoy en día desde facebook se puede hacer todo, ¿verdad?

¿Qué mejor idea que usar la tecnología para emprender? Puedo crear cursos, ebooks, masterclases y vender todo en automático!

Puedo dar mis servicios por Skype, puedo hacer Facebook Live en mi grupo, mandar emails y una infinita lista mental que te confirman cada vez más que esta es la idea del millón.

Y casi cuando estabas por comprar el avión a Chiang Mai sin fecha de regreso, te das cuenta que hace varios meses que arrancaste y que te venís rompiendo la cabeza para ver resultados mínimos. MÍNIMOS.

¿Qué pasa? ¿No le interesa a nadie lo que tengo? ¿Por qué nadie me compra? ¡Ni siquiera me dan “Like”!  

Uf, ya fue, internet no sirve una #$”&@ para vender.

Mejor me quedo en el empleo de ##!@. Al menos ahí tengo un sueldo estable.

Y lo peor de todo, es que seguro conocés a otro emprendedor que trabaja por internet y que en el último mes ganó lo mismo que vos en un AÑO de empleo.

Tu desconcierto mezclado con frustración sólo te deja una pregunta:

¿Qué carajos pasa con mis Ventas Online?

Si alguna vez pasaste por esta situación… Felicidades! Estás viviendo la primer crisis del emprendedor online.

Y para esto, tengo dos noticias para darte, una buena y una mala.

La buena, es que es normal y que se puede solucionar. Lo más probable es que el problema no está ni en vos, ni en tu idea. Así que RELAX.

La mala es que para solucionarlo, vas a tener que trabajar bastante. (Aunque si sos un emprendedor de Reinvención Inteligente, significa que tu trabajo te encanta, osea que trabajar no es un problema después de todo!)

Ahora bien, después de haber trabajado con cientos de emprendedores digitales, hemos llegado a un “Top 3” de errores que cometen la mayoría de los emprendedores que quieren vender online y no les compra ni su mamá. (Estos, y otros errores más también los trabajamos en nuestra VideoClase Gratuita, la cual puedes descargarte AQUÍ)

Te recomendamos que prestes mucha atención a ver si estás cometiendo alguno de estos errores, y si es así, que trabajes en solucionarlos lo antes posible porque, caso contrario, estás financiando tu propia ruina.

Error #1 – El síndrome del fantasma:

Este síndrome tiene varios síntomas, entre ellos:

# Muy pocas personas ven las publicaciones de tus redes sociales o de tu blog.

# Tus propuestas tienen bajísima convocatoria.

# Tu nivel de “engagement” o interacción con la gente es casi nulo.

Y por supuesto, de ventas ni hablemos. Es cosa de otro planeta.

Este error lo que denota es una total falta de visibilidad, es decir, puede que tus propuestas sean buenas pero simplemente nadie las ve.

Es como un negocio escondido, alejado, al que no entra nadie.

Cómo solucionar el Sindrome del Fantasma y empezar a ser visible.

Hay varias medidas que podrías tomar para empezar a hacer más visible y que las personas te conozcan. Por ejemplo:

  • Hacer alianzas estratégicas con emprendedores con propuestas complementarias. Podrías escribir en su blog, hacerles alguna entrevista, empezar a comentar y compartir sus contenidos, o incluso crear eventos, cursos o alguna propuesta juntos.
  • Utilizar con eficacia Facebook Ads. Facebook es el portal más grande para conectar con las personas indicadas. Buenos, prometedores y constantes anuncios en facebook son la clave. Tip extra: No lances anuncios que te hagan ganar Likes, lanzá anuncios que lleven a las personas a tus propuestas, a tus cursos, a tus contenidos.
  • Salir de la neutralidad. Un buen lider genera polémica. Llama la atención quien destaca, quien opina, quien genera amor u odio, pero genera algo. Como dicen por ahí, no existe la mala publicidad. Lo importante es que las personas empiecen a reconocerte por tus valores, por defender todo aquello que apoyas con el alma y criticar aquello que no te gusta.

Error #2 – No conocer realmente a tu cliente ideal y no experimentar lo suficiente.

Imaginemos la siguiente situación:

Creás un mega curso online de tu temática.

Lo llenás de material super valioso por el que tu audiencia moriría.

Le ponés atención a todos los detalles: diseño, web, plugins, herramienta, tutores, todo.

Lanzás un anuncio.

Y nada.

Literalmente, NADA.

3 interesados en la primer semana, ni una venta.

Te empezás a incomodar, estás pensando en tirar todo a la basura y se te ocurre una idea.

Le cambiás 2 o 3 palabras al anuncio, enriquecés un poco los textos descriptivos, le cambiás ligeramente el nombre al curso y voilá!

La cosa está que explota: ¡sólo en la segunda semana generás tantos ingresos como antes generabas en meses!

Pues esta situación nos ha pasado a nosotros y a nuestros alumnos unas cuantas veces:

Tomabamos anuncios o propuestas que se caían a pedazos, les hacíamos uno o dos retoques, y de la noche a la mañana eran un éxito.

Consejo: Si no estás vendiendo tanto como quisieras con tu producto, o no estás atrayendo la cantidad de público que quisieras, NO ABANDONES.

Te falta experimentar un poco más con tu público y descubrir qué es lo que realmente quieren.

Y para mejorar, preguntate:

¿Dónde está el problema?

¿En el anuncio?

¿En la forma de presentar lo que vendo?

¿En el nombre de mi curso/producto/servicio?

Error #3 – El que mucho abarca, poco aprieta.

Otro de los errores más comunes que liquidan cualquier emprendimiento online que está empezando es confundir propósito con misión.

Diferenciemos:

Si estás leyendo el blog de Reinvención Inteligente, es porque estás emprendiendo -o empezando a emprender- tu propósito.

Tu propósito, es el gran POR QUÉ que te trajo hasta aquí, son aquellas energías que te gustaría sacudir y trabajar en tu paso por este loco mundo.

El propósito puede tomar miles de millones de formas -de hecho, las toma- y tener tu emprendimiento online es una de ellas.

Ahora bien: Cada forma que toma el propósito, tiene una MISIÓN, es decir, un objetivo puntual que debe realizar.

Por ejemplo, nuestro propósito es ayudar a que las personas se realicen, mejoren el mundo y vivan una vida más abundante, libre y feliz.

Nuestra misión es que las personas descubran sus pasiones y las transformen en un negocio online que les permita generar un gran impacto en el mundo y así crearse más abundancia, libertad y motivación.

¿Por qué explicamos todo esto?

Pues, porque si quisiéramos abarcar toooodo nuestro propósito, sería imposible pues es demasiado amplio.

Por supuesto que, con el tiempo, podríamos ampliar las diferentes misiones de las que se ocupa Reinvención Inteligente hasta convertirla en casi el propósito completo.

Pero para comenzar con el pie derecho, tenés que definir tu propósito, elegir UNA misión y cumplirla con eficacia.

Otra forma de pensarlo es:

¿Qué resultado quiero generar en la vida de las personas?

¿Qué técnica, método, forma voy a emplear para ayudar a las personas a lograrlo?

Los emprendimientos que por lo general no prosperan son aquellos que no tienen definida una misión clara, son muy abarcativos y no pueden hacer ninguna promesa concreta y osada de resultado.

Finalmente, los emprendimientos tan amplios no llaman la atención de nadie, no destacan y terminan muriendo y perdiéndose en el mar de información que ronda por internet.

Ejemplo:

# Supongamos que sos psicólogo, y estás empezando con tu negocio digital, no es útil ni estratégico decir que tu misión es “ayudar a resolver conflictos emocionales”.

Definí más:

# ¿Ayudas a superar duelos?

# ¿Ayudas a transitar separaciones?

# ¿Ayudas a parejas a vivir una sexualidad más sana?

# ¿Ayudas a madres de niños con problemas escolares?

# ¿Ayudas a emprendedores a emprender sin stress ni preocupaciones?

Por lo que más quieras, no quieras abarcarlo TODO, sino, al final no lograrás NADA.

Si la situación de “tengo muy buenas intenciones e ideas pero finalmente no puedo ni siquiera explicar a qué me dedico” te es familiar, es importante que empieces a definir una misión clara y concreta pensando en:

  1. ¿Qué resultado concreto vas a generar en la vida de las personas?
  2. ¿Cómo vas a lograrlo?
  3. ¿Cómo vas a expresar a mi público mi misión?

Estas tres preguntas, por simples que parezcan, te ayudarán a ganar claridad sobre tu misión y te ayudarán a especializarte.

Conclusión

Si a lo largo de este artículo te diste cuenta que estás cometiendo alguno de estos errores -o tal vez los tres juntos-, ¡no desesperes! Es completamente normal pues como todo en la vida, uno no nace sabiendo.

Así que antes de antes de despedirnos, queremos regalarte tu Mapa para tu Reinvención, una VideoClase + Ebook Gratis donde te compartimos el paso a paso que nos permitió, en SÓLO 6 MESES, pasar de ser empleados y estudiantes a tener un negocio online super exitoso y abundante y ayudar a más de 10,000 personas mientras viajamos por el mundo!

Otros Post:

Deja un comentario

Accede a nuestra Videoclase 100% Gratis

El paso a paso para Descubrir tu Pasión, Emprender tu Propósito en Internet y Crear una Vida de Libertad y Abundancia

NOMBRE

EMAIL